Andreasson

If property can emancipate and empower, it tends to do so very selectively and unevenly. The net effect of expanding forms of property and expanding enforcement of property rights, as opposed to what property rights can theoretically (and in some cases actually do) produce, is that people become dispossessed and without access to various things enabling their subsistence (Andreasson, 2006: 18).

— Andreasson, S. (2006). Stand and deliver: private property and the politics of Global dispossession. Political Studies 54, 3-22.

San Román

Siempre ha sido difícil en Chile obtener en los establecimientos industriales datos completos i verídicos para el conocimiento público, tan necesarios para el progreso i experiencia de los procedimientos (San Román, 1894: 419-410).

— San Román, F. J. (1894). Minería i metalurjia de Chile. Santiago de Chile: Imprenta Nacional.

Vilas

La preocupación por la desigualdad social fue ajena al “Consenso de Washington” como lo es para la economía neoclásica. En este terreno las posiciones oscilan entre quienes, siguiendo a Kuznets, afirman la inevitabilidad del crecimiento de la desigualdad en las etapas iniciales del crecimiento económico, hasta que en cierto momento la propia dinámica de éste revierte la tendencia y la desigualdad se reduce, y quienes, de acuerdo con Kaldor, consideran que la desigualdad es positiva para el crecimiento por la mayor propensión al ahorro de los grupos de mayor ingreso, que se traduce en tasas altas de inversión que, en determinado momento, comenzarán a derramar sus beneficios al conjunto de los actores reduciéndose, en consecuencia, la desigualdad. La preocupación por la desigualdad sería entonces producto de consideraciones ajenas a la economía: la conciencia culposa de los mejor dotados de las conveniencias de la vida, el resentimiento de los pobres, la demagogia de políticos populistas, o todo eso junto (Vilas, 2007: 69-70).

— Vilas, C. M. (2007). ¿Hacia atrás o hacia adelante? La revalorización del Estado después del “Consenso de Washington”. Perspectivas 32, 47-81.

Royce

In the rightly constituted social group where every member feels his own responsability for his part of the social enterprise which is in hand, the result of the interaction of individuals is that the social group may show itself wiser than any of its individuals. In the mere crowdm on the other hand, the social group may be, and generally is, more stupid than any of its individual members (Royce, 2012: 175).

— Royce, J. (2012). Provincialism. In: De Young, R. & Princen, T. The localization reader: adapting to the coming downshift, 167-180. Cambridge: The MIT Press.

Soja

Many have benefited from globalization, economic restructuring, and the new technologies, but it is also clear that these developments have magnified many existing inequalities in contemporary society, such as between the rich and the poor, between men and women, and between racial and ethnic groups. They have also accentuated other forms of social and political polarization, such as the clash between domestic and immigrant populations over resources, state policies, and civil rights. Cities such as Los Angeles, New York, and London now have income disparities that rank among the highest in the world, and it is no surprise to see new justice movements arising with particular force in these highly globalized city regions (Soja, 2010: 22).

— Soja, E. W. (2010). Seeking spatial justice. Minneapolis: University of Minnesota Press.

Grossman

– Pero, pensándolo bien, existe además una segunda rama, por así decirlo cuantitativa, de la evolución. Si calculamos que el peso medio de un ser humano es cincuenta kilos, la humanidad pesa cien millones de toneladas. Es mucho más de lo que pesaba, pongamos, hace mil años. La masa de la materia viva siempre aumentará más a expensas de lo inerte. El globo terráqueo, poco a poco, cobrará vida. El hombre, después de haber poblado los desiertos y el Ártico, se instalará bajo tierra, sin dejar de ampliar el horizonte de sus ciudades y los territorios subterráneos.
»La masa viva de la Tierra acabará por ganar la partida. Después, los diversos planetas cobrarán vida. Si se imagina la evolución de la vida hasta el infinito, entonces la transformación de la materia inanimada en materia viva continuará a escala galáctica. La materia se transmutará de inerte en viva, libre. El universo se animará, en el mundo todo se volverá vivo, y por tanto, libre. La libertad y la vida vencerán a la esclavitud (Grossman, 2009: 879).

— Dmitry Petrovich, character in Grossman, V. (2009). Vida y destino. Barcelona: Debolsillo.

Castells

La unidad urbana es, en primer lugar, definida como yuxtaposición originaria de economías de dimensión. Estas economías de dimensión se definen como las ventajas que proporciona la concentración espacial de funciones y Empresas, de forma que éstas no pueden nacer fuera de tal agrupamiento. En el fondo lo esencial es más bien este agrupamiento y el conjunto interdependiente de elementos móviles e inmóviles que lo constituyen, que el espacio concreto en el que se asienta, el cual puede ser explicado históricamente, pero no en tanto que proceso económico. Las ventajas pueden resumirse en dos palabras: Cambio, y, sobre todo, innovación. La ciudad puede definirse, desde este punto de vista, como unidad de producción de conocimientos socialmente nuevos (Castells, 2001: 37).

— Castells, M. (2001). Problemas de investigación en sociología urbana. México, D. F.; Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores.

Phyne

In Chile, the combination of weak rural capital and strong landed elites in the democratic period meant policies favoured landed elites in agriculture and fisheries. This was reinforced after the military coup of 1973 and the development of a neo-liberal regime. While landed elites had to share with foreign capital, domestic policies reinforced their strength in rural areas. In Chile, landed elites and foreign capital dominate the industry. This was through a neo-liberalism reinforced by economic globalization. Even after the return to democracy and centre-left coalition governments, neo-liberalism reinforced the power of landed elites and foreign capital (Phyne, 2010: 165).

— Phyne, J. (2010). A comparative political economy of rural capitalism: salmon aquaculture in Norway, Chile and Ireland. Acta Sociologica 53(2), 160-180.

Boisier

Puedo imaginar entonces a un campesino perdido en la capital, parado en la plaza frente al Palacio de Gobierno, mirando sin ver y preguntándose en su soledad: ¿dónde está mi padre-patrón? Puedo ver también que en ese momento se abre una ventana en Palacio apareciendo un burócrata, que observa al campesino concluyendo que precisamente ahí su buena suerte le ha colocado al frente un “cliente” que lo ayudará a consolidar su clase emergente. Lo llama y le dice: yo soy ahora tu padre-patrón, sólo que me llamarás padre-Estado, porque soy dueño del país. Así, limpiamente, la mentalidad dependiente rural dará paso, sin solución de continuidad, a la mentalidad dependiente urbana, por ausencia de un proceso de socialización. Me parece obvio que la dependencia desea carnalmente al centralismo y a la inversa. Hay una concupiscencia mutua (Boisier, 2004: 31).

— Boisier, S. (2004). Desarrollo territorial y descentralización: el desarrollo en el lugar y en las manos de la gente. EURE 30(90), 27-40.

Kaplan

Las teorías sociales tienden a ser lineales. Describen una serie de incidentes y procesos que conducen hacia un fin definible. Sin embargo, el mundo se caracteriza por la simultaneidad: incidentes y procesos muy diferentes que ocurren al mismo tiempo llevan a fines distintos. Así pues, en el mejor de los casos, una teoría social es un fracaso útil; en vez de demostrar su punto de vista, da a las personas una nueva perspectiva de los acontecimientos, haciendo que vean lo conocido bajo un prisma desconocido (Kaplan, 2002: 201-202).

— Kaplan, R. D. (2002). El retorno de la antigüedad: la política de los guerreros. Barcelona: Ediciones B.